18 de enero de 2018

Mis propósitos para 2018


Como cada año a estas alturas, empiezo a plantearme cuáles son las metas que me gustaría alcanzar durante los próximos meses. No hablo de grandes logros, sino de superar pequeñas barreras que, de algún modo, me frenan en la vida. A veces son simplemente chorraditas que me haría ilusión llevar a cabo.

En primer lugar, haré un repaso muy breve de las cosas que me había propuesto lograr en 2017:

1. Contestar todas las cartas - ¡Conseguido!
2. Volver a conducir - Meeeeec
3. Hacer algo bonito por personas desconocidas - Busca #PBLoveBomb en Instagram
4. Volver a coser - No he vuelto a lo grande, pero sí que he hecho algún pequeño proyecto
5. Visitar tres lugares diferentes - Meeeeec
6. Ser mejor - ¡Conseguidísimo!

No hice pleno, pero tampoco me puedo quejar. Para 2018 tengo unos propósitos muy sencillos, nada loco.

1. Vivir sola

Llevo un par de años compartiendo piso con varias personas y creo que ya es hora de vivir por mi cuenta. Será complicado encontrar un apartamento decente a un precio asequible en el centro de Coruña, pero espero conseguirlo antes de que acabe el año.

2. Tener mascota

Mi casera actual no nos permite tener animales en casa. Si cambio de piso, me encantaría que el nuevo admitiese mascotas y poder así tener una. Como no dispongo de todo el tiempo que un perro merece, creo que optaría por adoptar un gato.

3. Abrazar más perros

Cuando veo a un perro, sobre todo si es grandote, sólo puedo pensar en apapacharlo y hacer la croqueta con él. Siempre me corto, porque creo que molesto, pero pensándolo bien la probabilidad de que al perro en cuestión le gustase es bastante alta. Así que a partir de ahora me propongo abrazar a cada perro que me encuentre por la calle, siempre con su permiso y el de sus dueños, claro.

4. Hacer el spagat

Llevo unos meses tomando clases de ballet, pero mi nivel de flexibilidad sigue dando pena. Aun así, parece que poco a poco voy mejorando y me encantaría acabar el año sabiendo hacer el spagat.

5. Ir a menudo al cine

Quiero ir al cine casi todas las semanas, siempre que sea posible. Ir al cine sola es una actividad que disfruto muchísimo y lo cierto es que el único motivo por el que no suelo ir es simple pereza, porque al final nunca me arrepiento de haber ido.

¡Y esto es todo, amigos!

Como veis, se trata de propósitos sencillos que debería ser capaz de conseguir sin mayores problemas.

¿Qué os habéis propuesto vosotros? ¿Qué metas alcanzasteis el año pasado?

8 de enero de 2018

Mis lecturas de 2017


Sabéis que cuando leo un libro que me gusta especialmente le dedico un post en el blog. Pero además, cada diciembre o enero, comparto una lista con mis lecturas del último año y la valoración que le doy a cada una de ellas. Solía hacerlo de una manera muy escueta, pero he decidido modificar esto. Lo cierto es que me encanta leer posts, en otros blogs, en los que se reseñan varios libros de manera breve, así que he decidido pasarme a ese formato. Ya me diréis si os gusta la idea o si preferís la lista habitual.


1. Boo de Neil Smith (3/5)

Oliver es un niño de 13 años que un día despierta en el cielo, convencido de que ha muerto a causa de un problema de corazón que padece desde siempre. Pero más tarde descubre que no es un cielo cualquiera, sino un cielo reservado para niños de 13 años que han sido asesinados. Allí, en el cielo, hace nuevos amigos y se reencuentra con viejos conocidos. No es hasta el final cuando Oliver descubre qué sucedió realmente. El libro es en realidad una carta que Oliver escribe a sus padres, de modo que en muchas ocasiones resulta super tierno. Está destinado a un público más adolescente, pero sabéis que me gusta leer de todo.

2. Las chicas de Emma Cline (3/5)

Esta novela está narrada por Evie, una preadolescente de California que, a finales de los 60, se une a una comuna hippie que resulta ser una secta y se acaba viendo envuelta en un asesinato. Inspirándose en la historia de Charles Manson y sus chicas, la escritora consigue meterse en la mente de una niña que siente admiración y deseo por su líder y también por algunas de sus compañeras. Pintaron esta novela como una revelación tal, que si os digo la verdad me esperaba bastante más, pero aun así no está mal.

3. Etta & Otto & Russell & James de Emma Hooper (4/5)

Una historia adorable que reseñé aquí.

4. Dos mujeres en Praga de Juan José Millás (3/5)

Escogí este libro únicamente por el título —ya sabéis que me flipa Praga— y resultó no estar mal, aunque nada tiene que ver con la ciudad. Luz es una mujer de mediana edad que decide ir a un taller literario para encargar que escriban su biografía. Le cuela al escritor una mentira detrás de otra y ambos se enganchan, de alguna manera, a esas reuniones. Es cortito y está entretenido.


5. Dios vuelve en un Harley de Joan Brady (1/5)

Si os digo la verdad, no recuerdo de qué iba este libro, pero sé que me pareció un truño importante. Algo de una mujer patética y cómo viene un hombre y la salva de su penosa existencia. En fin.

6. El último vuelo de Poxl West de Daniel Torday (2/5)

Este libro reúne las memorias de Poxl West, un adolescente checo que luchó en la II Guerra Mundial. No empieza mal, pero llega un punto en que comienza a hacerse pesado. No cuenta nada especialmente interesante, no sucede nada que empuje a seguir leyendo. En general, fallan unas cuantas cosas.

7. Donde el corazón te lleve de Susanna Tamaro (2/5)

Olga, una abuela a la que le queda ya poco tiempo, escribe cartas a su nieta, a la que ha criado como a una hija, contándole cosas de las que nunca han sabido hablar en persona. Su nieta está estudiando en el extranjero y, aunque las cartas no las envía, sabe que cuando regrese las leerá. No recuerdo mucho del libro, pero sé que me pareció cursi y, en definitiva, malo.

8. La nieta del señor Linh de Philippe Claudel (2/5)

El anciano señor Linh huye de un país en guerra —pongamos, Vietnam— a una tierra cuyo idioma desconoce —pongamos, Francia—. Lo único que le queda, y le acompaña, es su nieta Sang Diu, un bebé tranquilo al que nunca deja solo. En este nuevo país conoce al señor Bark, que ha quedado viudo recientemente. No hablan el mismo idioma, pero se hacen compañía. El libro es breve y flojito, pero el final resulta conmovedor.


9. Nosotros dos como en una novela de Paola Calvetti (1/5)

Otro libro más de hombre-apuesto-rescata-a-mujer-patética. Emma es una divorciada que está más sola que la una y tiene una librería de novelas románticas en Italia. Un día se pasa por allí un antiguo noviete de juventud y retoman el contacto. Se ven de vez en cuando y se cartean, porque él vive en Estados Unidos, y ella se enamora perdidamente mientras él sigue casado y sin intención de dejar a su mujer y su hija.

10. Emma de Jane Austen (2/5)

Emma es una joven rica y mala, mala como el hambre. Le gusta hacer de celestina, jugar con sus conocidos como si fueran monigotes en una casa de muñecas, rodearse de personas más tontas que ella para poder manipularlas a su antojo. Durante toda la novela me angustió el hecho de que tanto los personajes como la voz que narra pintan a Emma como un ser de luz, un ángel. No es un personaje abiertamente malvado; sólo el lector es capaz de verlo, mientras el resto del mundo la adora. Y eso es algo con lo que yo no puedo. Es lo único que he leído de Jane Austen y la verdad es que no sé si seré capaz de leer nada más de la autora.

11. Lo raro es vivir de Carmen Martín Gaite (3/5)

Águeda es una joven sin rumbo que acaba de perder a su madre, con la que nunca tuvo una relación demasiado estrecha. Habiendo dejado atrás su pasado como cantante de rock, trabaja en un archivo y ha retomado la tesis doctoral que dejó aparcada. A través de recuerdos y encuentros con el pasado, Águeda intenta reconducir su existencia. La novela no tiene nada especial, pero se lee muy a gusto.

12. Asesinato en el Orient Express de Agatha Christie (3/5)

Hércules Poirot es un detective belga que toma el Orient Express, desde Estambul, para regresar a Inglaterra. Una tormenta de nieve obliga al tren a parar en plena noche y a la mañana siguiente se descubre que uno de los pasajeros ha sido asesinado. Poirot entrevista a los ocupantes del tren con el fin de descubrir quién ha sido el asesino. Aunque es un libro que hubiera disfrutado muchísimo más con 12 años, me ha gustado bastante. Es el primer libro que he leído de Agatha Christie y puedo asegurar que he tenido mejor suerte que con Jane Austen.


13. Love may fail de Matthew Quick (3/5)

Este libro, que me moló bastante, ya lo reseñé aquí.

14. Desde mi cielo de Alice Sebold (2/5)

Susie es una niña de catorce años que es violada, asesinada y descuartizada. Desde el cielo, nos cuenta cómo sucedió y cómo sus amigos y familiares continúan con sus vidas. El comienzo del libro tiene su aquel —confieso que soy una friki de los crímenes—, pero se acaba volviendo monótono. Además, la parte final es una fantasmada.

15. Cosas que los nietos deberían saber de Mark Oliver Everett (2/5)

Una autobiografía de Mark Oliver Everett, un músico estadounidense del que nunca había oído hablar. Las críticas de este libro eran tan buenas que lo pedí por Navidad, pero ha resultado ser una decepción. El contenido en sí no me pareció especialmente interesante, aunque es cierto que no siento pasión por la música, así que quizás simplemente no era el libro para mí. Además, me dio la impresión de que la traducción al castellano era muy regulera; intuyo que en su versión original está escrito en un tono cercano y natural, pero en castellano suena raro a ratos.

Y esto es lo que leí en 2017. Creo que este año podré superar la cifra, porque acabamos de empezar 2018 y ya llevo un buen ritmo. Contadme, ¿qué es lo mejor y lo peor que habéis leído vosotros últimamente?

¡Ah, y que no se me olvide! Hay rebajas en la tienda online de Petite Blasa: 25% de descuento en pedidos superiores a 20 euros, ¡para empezar el año a tope!

Si os pica la curiosidad, el marcapáginas de la foto lo hice yo y podéis conseguir uno igual en la tienda online de Strabismic Bird.

26 de diciembre de 2017

FREEBIE | Agenda 2018


Cada vez que diseño una agenda —con esta ya van cinco—, pienso "Qué maravilla, qué simplicidad" y me parece que para el año siguiente no podré hacerla más escueta ni más práctica. Pero siempre me equivoco, un año tras otro.

Esta vez me he cargado todas las secciones (lecturas, notas, cuentas, contraseñas, etc.) y he mantenido lo estrictamente imprescindible. Quiero que sea útil, práctica, que nos ayude a ir al grano, sin distraernos con dibujos cuquis, frases inspiradoras o pegatinas. Llamadme sosa, pero yo la agenda la quiero para organizarme, no para morir de amor con ella.




No la tengo impresa todavía. Es más, puede que finalmente no la imprima y acabe utilizando un cuaderno de los muchos que tengo sin estrenar, con la intención de ir dándoles salida. Pero podéis verla —y descargarla— al completo en PDF desde este enlace.

Veréis que al final de cada día hay un recuadro verdoso. Lo puse ahí pensando en escribir cosas que no son quehaceres como tal, sino anotaciones tipo cumpleaños, horarios de trabajo, etc. Espero que os resulte útil y, si no es así, al menos el color le da un toque bonito.

Como cada año, si tenéis algún problema descargando la agenda desde este post, no dudéis en pedírmela por correo electrónico (petiteblasa@gmail.com) y yo os enviaré el archivo encantada.

¿Qué opináis de las agendas simples? ¿Qué tipo de agendas es vuestro favorito? ¿Ya tenéis fichada la de 2018?
Blogging tips