3 de febrero de 2020

Cómo decorar cartas | 32

Hoy vengo a arrojar un poco de luz sobre cómo salvar una carta cuando no tienes sobres ni papeles especiales a mano. Que al final lo que importa es lo que le cuentas a tu penpal, pero siempre mola montar una carta bonita.

Si tenemos folios blancos, podemos cortarlos a la mitad para que se vean más cuquis. Si además escribimos el saludo de una manera especial y decoramos un poco los folios, ¡mucho mejor! Yo utilicé unos brush pen en un intento de lettering y, con los mismos rotuladores, dibujé florecitas: con la punta tumbada para hacer los pétalos y en vertical para hacer el puntito del centro.


Reuní unas cuantas pegatinas que combinaban bien con los colores de la carta y las metí en una bolsita autoadhesiva.



Con el sobre hice un poco lo mismo que con las hojas, añadiendo también washi tape en los mismos tonos. Hacer que sobre y papel vayan conjuntados es una manera de conseguir que la carta se vea menos sosa y más especial.


Por último, algunos recortes, papeles y tarjetas. Sé que no es un resultado espectacular, pero tampoco está mal para haber usado folios y sobre blancos, ¿verdad?


¿Qué hacéis vosotros cuando no tenéis papelería especial a mano? ¿Qué otras ideas conocéis para decorar papel blanco de manera sencilla?

9 de enero de 2020

Proyectos que quiero hacer en 2020

Los que me leéis desde hace tiempo, recordaréis que solía publicar un post a comienzos de año en el que compartía una lista de propósitos que me gustaría conseguir durante los meses siguientes. Este año quiero cambiar algo de eso: más que plantearme unos propósitos, prefiero hacer una pequeña lista de proyectos que me gustaría llevar a cabo.

Pero antes de hablar de ellos, hagamos un repaso de los propósitos de 2019.

1. Retomar la armónica - Meeeeec
2. Retomar la repostería - ¡Conseguido!
3. Colaborar con otras personas - Meeeeec

Los proyectos que tengo en mente para este año tienen que ver, en mayor o menor medida, con lo creativo. Y es que al final eso es lo que me llena y me hace sentir bien, no adelgazar o dejar de comerme las pielecillas de los dedos.

1. Practicar mucho con las acuarelas

Hace un año me regalaron las acuarelas que pedí por Navidad y, aunque desde entonces he practicado un poco, no las he usado lo suficiente para lograr hacer dibujos decentes, ni siquiera para conseguir dominarlas del todo. Este año quiero usarlas muchísimo más para coger soltura. De momento, tengo los ánimos de Berto y algunos dibujos de ejemplo que él mismo me envió para que practique.

2. Escribir algo

Me apetece escribir. No un libro, ni muchísimo menos. Sólo escribir, sin más. Un diario para mí, textos para compartir con vosotros, relatos cortos o puede que incluso poesía. Sentarme y dejar que fluya, sin mayores pretensiones.

3. Sacar más fotos

Sacar fotos es una cosa que, sin tener yo talento ni cámara de fotos, me flipa. Cojo el teléfono móvil, ajusto un par de movidas, encuadro la imagen y disparo. Puedo echarme horas fotografiando cualquier chorrada. No me interesa sacar fotos de más calidad a nivel técnico, pero sí me gustaría conseguir que mis fotos contasen algo. De momento, uniendo un poco el segundo punto con este, me he anotado a un curso online de Diana Fontenla.

4. Ver 100 películas

Me encanta ir al cine, aunque no voy todas las semanas. Este año me gustaría ver 100 películas que no haya visto antes, ya sea en el cine o en casa. Serían unas dos películas a la semana, una cifra asumible. Debo decir que en lo que llevamos de año no he visto ninguna, pero creo que podré conseguirlo.

5. Cocina extranjera

Que odio cocinar es un hecho. No es que se me dé mal, pero me parece que pierdo mucho tiempo cocinando (y limpiando después) para los 10 minutos que tardo en comer. No sé a vosotros, pero a mí no me salen las cuentas. Para animarme a cocinar más, se me ha ocurrido la idea de probar a cocinar platos totalmente nuevos para mí. Tal vez lo convierta en una cita habitual con amigos: cena exótica el primer viernes de mes, por ejemplo.

¡Y esto es todo!

¿Qué proyectos os gustaría llevar a cabo en 2020? ¿Me recomendáis películas? ¿Cómo conseguís que cocinar no sea lo que más odiáis en la vida?

6 de enero de 2020

Mi armario cápsula para este invierno


Ya estamos más que oficialmente en invierno y eso significa una cosa: cambio de armario. Pero no un cambio de armario cualquiera, sino un armario cápsula de los que me gustan a mí.

Como sabéis, consta de 35 prendas. Siempre intento tomar un par de colores como referencia, aunque me permito ciertas licencias. Esta vez, los colores base son el negro y los tonos rojizos.

3 pantalones largos y 1 short


2 faldas


6 vestidos


6 jerséis y 2 chaquetas


3 camisetas


2 camisas


4 abrigos


4 pares de zapatos


1 bolso y 1 mochila


¡Así de vacío está mi armario esta temporada!


La idea es que estas sean todas las prendas que utilice durante los tres primeros meses del año, aunque quizás hacia las semanas previas a la primavera necesite hacer otro cambio para incluir prendas más frescas y eliminar otras demasiado abrigosas.

En los últimos meses sólo han entrado en mi armario unos vaqueros y me he ocupado de que sean buenos para que duren muchos años. Pretendo hacer esto cada vez que tenga que reponer alguna prenda, para evitar comprar a menudo, porque de verdad que odio comprar ropa.

Espero que estos posts os ayuden a crear vuestros propios armarios sencillos, adecuados a lo que necesitáis.