15 de noviembre de 2017

Te estoy amando locamenti | 2

No publicaba un post de estos desde el verano y lo cierto es que ya he estado amando locamenti las suficientes cosas en los últimos meses para hacer otra entrega. Reconozco que me ilusiono con cualquier tontería, pero mirad, ¡lo feliz que soy así no me lo quita nadie!


Hará cosa de un par de meses, decidí poner mi habitación patas arriba y recolocarlo todo, meditando la posición de cada mueble, cada vela y cada planta. El resultado es que estoy tremendamente encantada con la nueva distribución de mi dormitorio, me da muchísima paz. Ahora estoy en proceso de decorar un poquito las paredes con láminas. De momento no quiero colocar originales ni nada por el estilo, así que estoy tirando de láminas sencillas, en blanco y negro. Las descargo gratuitamente, las llevo a imprimir por unos centimicos y las pego con washi tape. No consigo recordar de dónde saqué la primera, pero el corazón lo compartió Carmen aquí.


Hace unos años intenté ver el primer capítulo de Juego de tronos, sin haber leído los libros, y no me enteré de nada. Lo había dado por imposible, hasta que hace unas semanas me animaron a intentarlo de nuevo y me fueron explicando ese primer capítulo minuto a minuto. Estoy a punto de terminar la segunda temporada y todavía no me entero de absolutamente todo, pero puedo decir que, contra todo pronóstico, me está molando mucho.


Siempre me ha llamado la atención la danza en todas sus variantes. De pequeña hice gimnasia rítmica, baile moderno y alguna otra cosa. Siendo adolescente me di cuenta de me llamaba la atención el ballet, pero entre que no soy flexible y que ya era mayorcita, nunca me animé a probar. El caso es que hace dos o tres meses una compañera de trabajo me contó que iba a empezar a tomar clases de ballet para adultos y me animó a que fuese con ella. ¡No puedo estar más contenta de haberlo hecho, porque me encanta!


Me robaron el móvil el mes pasado y estuve dos o tres semanas prácticamente desconectada. Mis padres decidieron adelantar el regalo de Navidad y ahora tengo un teléfono móvil nuevo que, al menos de momento, va genial. El anterior estaba ya muy cascado y trastear con este es toda una gozada.

¡Y estas son las cosas que me tienen contentiña últimamente!

¿Qué os trae el corazón loco a vosotros? ¿Os habéis animado con alguna actividad nueva?

8 de noviembre de 2017

LIBRO | Love may fail


Justo ayer terminé el último libro que he leído y, como me ha gustado bastante, aquí tenéis la reseña. Ya os conté hace unos meses que estoy intentando leer cada vez más libros en inglés, siempre de un nivel asequible, y este es otro ejemplo de ello.

Esta vez se trata de una novela dividida en varias partes, cada una de ellas narrada por un personaje diferente. Podemos decir que la protagonista es Portia, una mujer todavía joven que acaba de pillar a su marido en la cama con otra, de modo que decide largarse a casa de su madre, que es un personaje bastante particular. En medio de esta crisis, Portia se acuerda de su antiguo profesor de literatura, con el que mantenía una muy buena relación en sus años de instituto, y decide investigar qué ha sido de él. Un cúmulo de casualidades muy casualidosas hace que todos los personajes estén vinculados e influyan unos en las vidas de los otros de manera significativa.

Es el típico libro en el que se ven venir los giros de lejos, nada sorprendente, pero la manera en la que está escrito, tan natural y a veces sarcástica, ha conseguido que me lo haya leído en unos pocos asaltos sin el más mínimo esfuerzo. Hacía mucho tiempo que un libro no me hacía querer llegar a casa para seguir leyendo, así que algo bueno debe de tener. Además, tiene escenas tan peculiares que me las he imaginado como si de una película se tratase. No sería la primera obra de este autor que llevan al cine, así que fingers crossed.

Como siempre, os dejo con un fragmento de la novela, que es en realidad una especie de carné que el profesor solía entregar a cada uno de sus alumnos el último día de instituto.

Portia Kane, Official Member of the Human Race!
This card entitles you to ugliness and beauty,
heartache and joy—the great highs and lows of
existence—and everything in between. It also
guarantees you the right to strive, to reach,
to dream, and to become the person you know
(deep down) you are meant to be. So make daring
choices, work hard, enjoy the ride, and remember—
you become exactly whomever you choose to be.


Si os llama la atención esta novela pero no os atrevéis con el inglés, no os preocupéis, porque también está disponible en castellano como El amor puede fallar.

¿Conocíais el libro? ¿Y al autor? ¿Qué habéis estado leyendo vosotros últimamente?

1 de noviembre de 2017

TAG | 7 objetos que me definen

Hace unas semanas leí un post de Melituca que me encantó, así que he decidido replicarlo en mi blog. Se trata de hablaros acerca de algunos objetos que, por el motivo que sea, me definen. No sé si habré dado en el clavo con todos, pero estoy segura de que muchas personas que me conocen se acuerdan de mí cuando ven alguna de las cosas de las que os voy a hablar a continuación.

GAFAS


Creo que es lo más obvio. Llevo más de quince años usando gafas, aunque a veces utilizo lentillas, y es como si este segundo par de ojos formase parte de mí.

ZAPATILLAS


Mis pies van vestidos con deportivas casi todos los días. En invierno y en verano, con vaqueros y con vestidos... ¡son lo mejor del mundo!

MOCHILAS


Busco siempre la comodidad, en todos los aspectos. Es por esto que suelo llevar una mochila a mi espalda: la manera más cómoda de cargar los bártulos que inevitablemente acabo arrastrando conmigo allá donde voy.

CHUCHES


Me pirran desde siempre y, además, son mi trabajo. De modo que suelo llevar alguna que otra chuchería encima y acabo compartiéndolas con todo el mundo.

LIBROS


Una de las cosas que cargo siempre en mi mochila es un libro. Nunca sé cuándo voy a tener un ratito muerto en el que agradeceré poder matar el tiempo con algo.

CARTAS


Sabéis que me escribo con unas cuantas amigas por correspondencia y, como no es algo muy común, sobre todo entre personas de mi edad, creo que la gente se acuerda de mí cuando ve un sello, un buzón o una postal.

MÁQUINA DE COSER


En realidad, cualquier objeto relacionado con la costura. Aunque es cierto que es algo que tengo bastante aparcado, me encanta coser —sobre todo, a mano— y podría perderme felizmente entre montones de hilos, agujas y telas.

¡Y estos son los siete objetos que me definen! Tengo curiosidad por saber si os acordáis de mí con algún otro objeto que no esté en esta lista. Y a vosotros, ¿qué objetos os definen? Contadme, que quiero saber.
Blogging tips