30 de octubre de 2012

Cupcakes de dulce de leche

No sé si os he contado alguna vez que hace algo más de un año, el día de mi cumpleaños, quise hacer varias bandejas de cupcakes. Lo intenté, pero el resultado fue tan desastroso que tuve que tirarlos a la basura. Acabé tan frustrada que no quise intentarlo nunca más.

Hace unos días, La fábrica de secretos (blog que no deberíais perderos) compartió una receta para hacer cupcakes de dulce de leche. Me encantan la leche condensada, el dulce de leche y demás derivados, así que me dije "¡Esta es la mía!" y acosé a preguntas a la experta, que muy riquiña ella me las resolvió :)

El sábado, aprovechando que ya tenía el horno arreglado (creo que os conté en Twitter que se había estropeado), me puse manos a la obra. Como no quería arriesgarme a acabar tirando mucha comida a la basura, hice sólo la mitad de la receta. Salieron cuatro cupcakes feochos pero sabrosos. Eso sí, sólo aptos para aquellos a los que os guste mucho el dulce. A mí, fan number one de los bocadillos de mantequilla y azúcar, me supieron de maravilla, pero no fui capaz de comer dos seguidos. En realidad, no sé si ese es siempre su sabor, porque nunca antes había probado cupcakes. Ya me contaréis. De todas formas, siempre podéis hacerlos a modo de magdalenas, sin la buttercream, que están menos dulces pero igualmente deliciosos.

Os enseño un par de fotografías, la primera de las preciosidades que hizo La fábrica de secretos y la segunda de mi intento:

La receta en La fábrica de secretos

Mi versión es un quiero-y-no-puedo en toda regla, pero era la primera vez que utilizaba boquilla en la manga pastelera y colorante alimenticio. Podría ser un añadido al post en el que compartí algunas recetas para Halloween, porque parece un pequeño Frankenstein :P

¿Qué tal se os dan a vosotros estos pastelitos? ¿Os gustan o se os hacen demasiado empalagosos?

8 comentarios:

  1. Oh, por favor, pero qué bueno!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasó igual, cuando lo intenté el bizcocho salió con una forma un tanto extraña y ya ni me molesté en hacer el buttercream.
    Estando en Málaga los probé y están buenos pero no sé esperaba algo más, de todos modos hay tantas variantes que es probar. Eso si, de vez en cuando, porque el buttercream es todo un delito para el cuerpo jajaja.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Madre mía que ricas! quiero!! besos

    ResponderEliminar
  4. Son una pasada, nunca he probado a hacerlos.Un beso

    ResponderEliminar
  5. Oye, pues tampoco tienen tan mal aspecto! Además, lo importante es el sabor! :)
    Has usado los colorantes líquidos de Vahiné, verdad? Es que es normal que se te quede verde, ya que la mantequilla es amarilla, y al ser líquido, hay que echar muucho pa que tiña. (Yo me compré un día un colorante ocre... y al mezclarlo con el amarillo de la mantequilla me sale un color que no es nada... apetecible a la vista para comer, jajaja).
    Y si ves que con la manga no te arreglas... pues no problem! Lo untas con cuchillo dejándolo con forma de cúpula! Y listo, jejeje
    Pero repito, que tampoco te han quedado tan mal :)

    Besín!

    PD: Espero que te guste el kitkat... (uuuups, es sólo un avanceee shhh jejejeje)

    ResponderEliminar
  6. Yo solo he hecho un bizcocho hasta hora, y no me quedó mal, seco, con sabor, pero seco jejejeje ........... por lo menos me subió y se pudo comer jejeje ........ ahora voy a intentar un par de recetas dulces que tengo fichadas, pero eso ya para este puente jejejeje a ver que sale, ya os contaré!!! Bscosss

    ResponderEliminar
  7. Pues yo me lo comería a la voz de ya!!
    Que rico!!!
    ^_^

    ResponderEliminar

Blogging tips