5 de agosto de 2014

Si me cogieses de la mano

Si me cogieses de la mano y viajases conmigo a un día cualquiera de hace quince o veinte años, me verías acostada boca abajo en el suelo del salón, rodeada de folios, junto a una caja de latón llena de ceras de colores. Tal vez me encontrarías explicándole a mi madre la importancia vital de no tirar a la basura las cajas de cereales. Incluso podríamos viajar a aquel día en el que regalarle a mi profesora un ramo de flores de papel higiénico hechas por mí me pareció la idea con más clase que una mente creativa podía tener.

Visitaríamos la casa de mis abuelos para ver cómo mi prima y yo recolectábamos cosas viejas —relojes, gafas, espejos— para volver a vendérselas a ellos con todo el morro del mundo y muy poca vergüenza. Quizás nos verías en un soportal ofreciendo sobre un mantel dibujos y pulseras hechos por nosotras a cambio de algunas pesetas y descubriendo que, aunque es algo aburrida y da un poco de apuro, la vida del feriante puede ser muy bonita también.

Te reirías cuando me vieses poniendo cara de horror al ver cómo los dependientes de los comercios empaquetaban los regalos sirviéndose de envoltorios estándar llenos de arrugas, y liándome a envolver yo sola todos los regalos de Navidad con sólo unas horas de margen.

Creo que también te gustaría hacer una parada al lado de la ranura dorada que tenía la vieja oficina de Correos y sentir mi entusiasmo dejando caer dentro una carta, porque la mensajería tradicional mola lo que más.

Si me cogieses de la mano y viajases conmigo a un día cualquiera de hace quince o veinte años, entenderías por qué imaginar un pasador para el pelo, reunir los materiales necesarios para hacerlo, coserlo a mano con mucho cuidado, ponerlo a la venta, que una chica de Japón decida que no puede vivir sin él, empaquetarlo y enviarlo... me hace muy, muy feliz.

Con un poco menos de prosa he redactado, por fin, la presentación de mi tienda en Etsy. Si quieres echarle un vistazo, sólo tienes que hacer clic aquí mismo. También he renovado las fotografías de algunos productos, porque si no cuestionase constantemente lo mío con la cámara podría llegar a dormir tranquila y, mira, yo eso no.


¿Qué me enseñarías tú a mí si me dejases viajar contigo a un día cualquiera de tu infancia?

11 comentarios:

  1. Muy bonita la presentación, es muy tu :D

    ResponderEliminar
  2. Que bonita es.. y me has hecho recordar cosas de cuando era pequeña, coger una hoja de enredadera y hacerla cesta para vender unas pulseras que había hecho con la pinocha de un pino..

    La vida está llena de esos pequeños grandes momentos.

    ResponderEliminar
  3. Ooooooh qué presentación tan bonita, nena.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito. Yo estaría haciendo pociones con mis amigos en las que no faltaba tierra y hormigas para dárselas a aquellos que nos caían mal, o estaría jugando con playmobil, pokemon, al escondite o dibujando. Quizá en el salón viendo El club Disney o las tres mellizas... qué bonita es la infancia :D
    Me encanta tu tienda en Etsy, ya la había visto y tengo pendiente comprate una pulsera de ésas, me parecen súper bonitas :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Buenos días! te escribo desde el pasado, me parece tan divertido siempre decir esto ya que vivo del otro lado del charco. Hermosa sorpresa me he llevado esta mañana encontrando tu comentario en mi post, muchas gracias! Me encanta a mi también leerte porque lo haces desde el corazón.
    Si yo te llevara hasta mi infancia (hoy cuento ya con 40 años) seguro encontrarías una niña muy pequeñita en tamaño pero grande en sonrisas, una niña batallando todas las mañanas con su cabello rizado (ok eso sucede hasta ahora jajaja) la verías con la mirada en el horizonte imaginando un mundo mágico, un mundo donde los árboles se saludan y van con maletines a trabajar dando sombra, donde los perros conversan con otros mientras sus padres humanos dan un tirón de la correa haciéndolos despedirse de forma abrupta, en mundo donde todo tiene rostro, hasta mis zapatos tenían rostro y me saludaban perezosos ante un día mas de escuela. Ahora si nos quedáramos todo un día observando esa niña nos reiríamos muchísimo, ella ocurrida como ninguna, amiga de todo el mundo, palabras cien por segundo y con muy poca concentración en clase ya que su mente como su cabello no podía quedarse quieto en un solo sitio. Esa era yo y hoy a mis 40 soy otra vez ella y me encanta! un abrazo enorme de Petite a Petite. Que tengas un bello día!

    ResponderEliminar
  6. Alucino contigo, ¡eres una artista!
    PD: En mi casa también se llevaba mucho lo de tirarse en el suelo a pintar. Todavía lo hacemos a veces, es lo bueno de vivir con profes ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa,
    Me ha encantado conocerte de esta manera, entrar a tu blog por primera vez y leer esto me ha gustado muchísimo.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola que entrada mas bonita me a encantado conocerte

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio :D

    Nos ha gustado mucho conocerte a través de esta entrada ^^

    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!

    ResponderEliminar
  10. Muero de amor. Que presentación tan bonita, aunque claro... ¡¡¿qué haces tú que no sea bonito?!! :)

    ResponderEliminar

Blogging tips