27 de enero de 2015

10 planes para los días de bajona


Sé que no soy la única que de vez en cuando tiene días malos, incluso sin saber bien por qué. Sea cual sea el motivo, estar de bajón no mola nada. Aunque la autocompasión y las tarrinas de litro de helado son tentadoras, lo cierto es que muchas veces basta con echarle un poco de ganas para que el día mejore. Por eso he querido daros diez ideas para superar un mal día con éxito. ¡Se puede!


Salvo contadas excepciones, no me gusta maquillarme, ni peinarme, ni esmerarme con la ropa. Pero cuando tengo un mal día y todo —incluida yo— me parece feo, verme bonita por fuera me saca una sonrisa. Un pelo suelto sin nudos ni remolinos imposibles, un poco de corrector sobre las ojeras, un vestido especial...


Quien dice una peli, dice un capítulo de una de esas series que siempre consiguen que te tronches, pero lo que está claro es que en cuanto sueltas la primera carcajada ya no hay vuelta atrás.


Me encanta caminar, sobre todo cuando lo hago sin un rumbo fijo, sólo dejándome llevar, sin prisas. Si algo tengo claro es que después de un buen paseo todo se ve mucho más nítido y menos terrible. Sola o acompañada, con o sin mascota, por el campo o por la ciudad... eso ya es cosa tuya.


Aunque hay quien cree que es aburrido, a mí me parece que ordenar es una de las actividades más placenteras y satisfactorias que hay. Mientras estás ordenando, no piensas en otras cosas, lo cual es un puntazo cuando el día malo te lo ha causado un problema que ocupa toda tu mente. Además, si haces un buen trabajo, el resultado te hará sentir super bien contigo misma. Y, por si fuera poco, si además de ordenar haces limpieza de cosas que ya no necesitas, experimentarás una especie de catarsis sanísima.


No soporto tener un día pocho, darme una vuelta por las redes sociales y ver lo bien que le va a todo el mundo, o lo bien que ellos dicen que les va. A juzgar por lo que comparten, cada día están más guapos, viajan todo el tiempo, se lo pasan bomba cuando salen por ahí y comen platos deliciosos a diario. Mi consejo es pasar de Internet durante unas horas y dedicarse en cuerpo y alma al mundo real.


Si no quieres renunciar a Internet, entonces utilízalo para ver vídeos adorables, de los que te ponen el corazón blandito y te hacen creer de nuevo en el mundo y su belleza. A mí me pirran los de cachorros haciendo cosas de cachorros y los de las gemelas Olsen siendo terriblemente monas en Padres forzosos.


Si te pasa como a mí y te desahogas mejor por escrito que hablando en vivo y en directo, es muy probable que escribirle una carta a un amigo por correspondencia te ayude a mejorar tu mal día. Le cuentas qué te pasa, cómo te sientes... y para cuando terminas de escribir la carta, como por arte de magia, todo parece mucho menos malo.


También puedes escribir para ti misma, a modo de lista: cosas que quieres conseguir en un futuro próximo y que harán que tu vida cambie para mejor. Visitar esa ciudad con la que llevas años soñando, conseguir un trabajo, aprender a coser... pequeños placeres o grandes logros, cualquier cosa es válida. Eso sí, no olvides escribir también cuál es tu plan para conseguir hacer cada una de esas cosas. Sentirás que tu felicidad depende sólo de ti y todo se verá mejor.


Siempre he sido más de duchas que de baños, pero muy de vez en cuando me apetece ponerme a remojo en la bañera y olvidarme del mundo durante un buen rato, hasta que el agua empieza a estar fría. Es uno de esos placeres al alcance de cualquiera: no necesitas un jacuzzi de ensueño ni unas bombas de baño carísimas; con un poco de música relajante en el móvil y las luces apagadas es suficiente para desconectar y relajarte.


Debo reconocer que este es mi plan favorito cuando estoy de bajón; y cuando no, también. Sábanas limpias, nórdico amoroso, silencio... y al día siguiente ya todo se ve mejor. A veces es el cansancio el que te pone tristona, por lo que recargar pilas acaba teniendo un buen impacto en tu estado de ánimo.

Visto así, qué fácil es quitarse la bajona, ¿eh? Luego en la práctica cuesta más, pero con estas ideas seguro que se nos hace menos cuesta arriba. Yo misma pienso tomarme este post como chuleta para cuando esté baja de ánimos; vamos, para el próximo domingo ;)

¿Cómo sobrevives tú a los días malos? ¿Haces algo para arreglarlos o prefieres dejar que pasen sin más?

Fuentes de las imágenes: Michael Dorokhov, smilla4, Andrés Nieto Porras, Tom Kemp, Rubbermaid, Blake Patterson, Huffington Post, dreams & pancakes, Stacy Spensley, Ben Smith, emdot.

32 comentarios:

  1. Uooo muchas gracias por los consejos! La semana pasada andaba yo así, sin saber porque, no sé si era el tiempo, que mucha gente estaba depre también a mi alrededor...el caso es que me animé viendo pelis xD y descansando, sobretodo descansando, creo que era lo que me hacía falta, dormir un poco más...y no autoexigirme tanto...
    Me ha encantado el post y tomo nota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descansar es mi opción favorita, ¡siempre funciona! Y eso de no autoexigirse está muy bien, debería tomar nota. Un besote ^_^

      Eliminar
  2. Me encanta este post, es genial :) Intentaré pensar en él cuando tenga un mal día y hacer caso de tus consejos.
    Estoy muy de acuerdo con lo de ordenar, a mi me relaja muchísimo. Y luego todo queda más bonito y te sientes mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ordenar es tan efectivo que, aunque vea que mi cuarto necesita una pasadita, suelo "reservar" ese momento para un posible día de bajón. Muy friki, lo sé :P

      Eliminar
  3. Cuando tengo esos días evito bañarme,hace que puedas pensar todavía más...jajaja. Yo también escucho música, a parte de muchas de las cosas que enumeras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, más que escuchar música, me funciona poner canciones animadas y bailar como una tonta en mi cuarto. Al principio me obligo, pero luego ya me sale sólo. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo en todo :D

    Yo no puedo darme un baño porque no tengo bañera, pero una ducha bien caliente con un jabón de aromaterapia me hace el mismo efecto. Creo que no podrías haber dado mejores consejos para esos días de melancolía sin motivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te guste! Fíjate si me encantan las duchas calientes que me duché hace sólo una hora y me están dando ganas de ponerme bajo el chorro otra vez... es tan reparador :)

      Eliminar
  5. Qué buena entrada. Me identifico mucho contigo :)
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Será que en el fondo todos somos parecidos :)

      Eliminar
  6. jaja a mi el de los videos de YouTube es el que más me mola jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es que vas de uno a otro sin parar y cuando te das cuenta ya se te ha pasado el bajón, jajaja.

      Eliminar
  7. Unos consejos geniales, me quedo con los videos de las gemelas Olsen, que cosa mas encantadora!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. You got it, dude! jajajaja Me las como <3

      Eliminar
  8. Lo de las pelis de risa lo hago a menudo :)) Pero oye, lo de buscar pocholadas en yt también mola eh jajaa Muak!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo incluso tengo algunas pelis en mi lista mental "para los días de bajón" que nunca fallan, aunque las haya visto cientos de veces. ¡Un besote!

      Eliminar
  9. Justo hace un mes y algo escribí un post igualito (que aun no he publicado, espero que vea la luz pronto) sobre ese mismo tema, porque estaba de bajón :P
    Coincidimos en muchas de ellas pero en otras todo lo contrario. Ya lo verás!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy, pues estoy deseando leerlo! Tengo muchos días de estos, así que las ideas para superarlos siempre me vienen bien :)

      Eliminar
  10. Uff, a mi me va genial salir a dar un paseo, que me de el aire... Es como si al volver, llegase conmigo la inspiración y el buen rollo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como si al llegar a casa pensases "Pues visto ahora, con la cabeza despejada, tampoco era para tanto". La perspectiva y esas cosas, supongo :)

      Eliminar
  11. Ordenar y dormir son mis dos armas, más la primera porque a veces la segunda no se puede... pero ordenando armarios, desde hace unos años, ordeno mi vida y me sienta genial.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lo has expresado: ordenar nuestras cosas es como ordenar nuestra vida :)

      Eliminar
  12. Woa!me encantan estas ideas son geniales todas y las fotos muy referenciales ;actualm habia persido el norte con mi blog pero ya me propuse renovarlo y retomar esa actividad que tanto me gusta de conectar con tantas personas es como una terapia gracias por compartir un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, otro punto que olvidé poner: escribir en el blog, ¡a mí me sirve como terapia! Creo que es por eso de conectar con gente con la que comparto aficiones, que se interesa por lo que escribo... Qué bonito es tener un blog, leñe :)

      Eliminar
  13. Bex Decor30/1/15 16:10

    Me viene genial este post. Yo tengo muchos días de bajón y generalmente no hago nada, autocompadecerme de mi misma. A partir de ahora seguiré tus consejos, la mejor para mí ordenar algo. Me encanta y me hace feliz, así que me reservaré estas tareas para esos días chungos
    Y mientras leía, se me ha ocurrido otra: a mi me encanta viajar y planifico mis viajes muy a fondo. Así que un día de bajón, es un buen día para buscar información del próximo viaje que quieras hacer e ir tomando notas. Seguro que te animas, espero que os sirva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, la autocompasión... ¡qué me vas a contar! Lo de planificar viajes es una idea genial también, sobre todo cuando ves el viaje como una recompensa por superar una época complicada. Gracias por comentar :)

      Eliminar
  14. Me ha encantado la entrada. Soy estudiante y en estos momentos estoy de "arresto domiciliario" por los exámenes... así que los días de bajón son bastante habituales. Me apunto lo de Youtube, las series y las listas. Me parecen muy muy buenos consejos.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí después de los exámenes me apetece mucho el baño relajante, con siestita en la bañera incluida, ¡jajaja!

      Eliminar
  15. ¡Hola! Yo soy de las que se pone a ver una peli de risa o a ordenar jeje

    Besitos ^^,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Subo la apuesta: ¡las dos cosas a la vez!

      Eliminar
  16. Que buenos consejos, es cierto que dar un largo paseo y disfrutar de la naturaleza carga las pilas a tope!Besos reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que sí, la naturaleza tiene un no sé qué que te reconcilia con todo lo demás :)

      Eliminar

Blogging tips