10 de septiembre de 2015

Eres suficiente

El año pasado te conté que, gracias al Querido Diario, había descubierto que el segundo jueves de septiembre es el día de R U OK?, una organización sin ánimo de lucro que, animándonos a preguntar regularmente y de verdad "¿Estás bien?", pretende conseguir que el mundo sea un lugar en el que todos estemos conectados y protegidos del suicidio.

Hoy es ese día, un día estupendo para recordarte que eres suficiente, que lo estás haciendo bien, que mereces la pena, que puedes hacerlo, que me alegro de que nacieras y que, encima, estás preciosa. Toma ya.


Puedes tener días malos, en los que el mundo te parece una gran mierda y lo único que te apetece es meterte en cama, comer Nutella a cucharadas, llorar como si tuvieras un hijo en la cárcel y quedarte dormida esperando que durante la noche te dé una indigestión y no despiertes nunca más. Y eso está bien —regulín, en realidad— si luego eres capaz de recordar todas las cosas que has conseguido a lo largo de tu vida. Si te pones a contar, te darás cuenta de que son un montón.


No te compares con los demás, porque tú no eres los demás. No bases la percepción que tienes de ti misma en la percepción que los demás tienen de ti. Cada vez que pienses que no estás a la altura, haz esto: por cada defecto que creas que tienes, encuentra una virtud. A lo mejor eres muy orgullosa, pero tienes buen corazón. Puede que no seas muy creativa, pero nadie te gana cocinando tortilla de patatas. Igual no tienes el pelazo del siglo, pero mira qué piernas. Resumiendo... ¡Quiérete, coño!


Aunque a veces se te haga larga, la vida en verdad es corta, y bonita. Tantas cosas que aprender, y que enseñar, tantas personas a las que conocer, que te acabarán queriendo, tantas cosas ricas que comer, que irán a parar —no a tus caderas— a tu sonrisa, tantos lugares que conocer, y en los que conocerte... ¡tantos perros a los que acariciar! No desaproveches los días con pensamientos feos.

Todo va a salir bien, ya verás.

He escrito el post en femenino porque en realidad es un poco como si lo estuviera escribiendo para mí misma, pero es un mensaje para todos. Así que, si te apetece recordarle a alguien que es suficiente, dile que se pase por aquí, que ya lo pongo yo fino :)

Por si te interesa, las tarjetas que ves en las fotografías forman parte de un pack que puedes encontrar en mi tienda online de papelería, diseñado para colorear los días grises de las personas a las que queremos.

¡Que tengas un buen día!

8 comentarios:

  1. ¡Qué mensajes tan bonitos!
    Ya había olvidado la iniciativa que descubrí gracias al Querido diario :)
    Por cierto, la combinación de colores es muy cañera! me gusta, me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora se me ha dado por las combinaciones de colores horterillas, ¡me parecen muy alegres! :D

      Eliminar
  2. Ole ole! Me encanta la idea! No conocía la iniciativa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntadita tengo la fecha en mi agenda desde que la descubrí :)

      Eliminar
  3. Me ha encantado el post. Siempre hay días de bajón pero no hay que dejar que se acaben comiendo a los días buenos, que si nos ponemos a contar también son muchos (; Por cada "cosa mala" siempre se puede sacar una buena, y siempre tendremos perritos y gatitos que acariciar... ¡y tantas cosas más!

    Me has recordado a una canción de Joaquín Sabina... "Más de cien mentiras", es un chute de energía y ánimo ^^

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los animalitos es importante, jajaja.
      Me gusta esa canción, como casi todo lo de Sabina :)

      Eliminar
  4. Pues sí, habría que preguntar más cómo se encuentran los demás. Pero no sólo me refiero a la gente que tenemos cerca, habría que ir más allá. No dejo de pensar en lo desconectados que estamos todos unos de otros, es vergonzoso. Ciudades llenas de personas donde nadie se preocupa por nadie y cada uno va a lo suyo, me da mucha pena :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. A veces en la calle vemos a personas que parecen tristes, que se encuentran mal, que se caen... no sé, mil cosas, y parece que nos da igual, como si no fuera con nosotros la cosa. Y eso que yo vivo en un pueblucho; no me quiero imaginar cómo será en una ciudad grande. El mundo iría mejor si pensáramos de vez en cuando cómo nos gustaría que nos trataran en las situaciones en las que se encuentran los demás.

      Eliminar

Blogging tips