19 de junio de 2017

LIBRO | Etta and Otto and Russell and James


Hacía mucho que no os recomendaba un libro, pero ya os adelanté en Instagram que me estaba gustando mucho el que leí hace unos días y, por eso, os voy a hablar hoy de él.

Hace unos meses decidí empezar a leer libros en inglés, en parte para practicar el idioma y en parte porque me parece un privilegio poder disfrutar de un texto en su lengua original, tal y como el autor lo escribió. Mi nivel de inglés es normal, nada loco: llevo ocho años sin estudiarlo como tal, desde el instituto, manteniéndolo fresco únicamente con correspondencia, blogs, música, etc. Me defiendo, pero no me atrevo a decir que tenga un nivel alto. Es por esto que no me animo todavía con lecturas densas, pero sí con algunos libros ligeros que descubro gracias a recomendaciones que veo en otros blogs.

Así fue cómo decidí leer Etta and Otto and Russell and James, de Emma Hooper. El título, la portada, la editorial... todo me hacía intuir que se trataba de un libro encantador, y no me equivoqué. Etta es una señora de 82 años que nunca ha visto el mar, así que decide echar a caminar una mañana, en solitario, en busca de agua salada. A mí este punto de partida ya me flipa, porque las señoras son la cosa más grande de la tierra. Además, a lo largo del libro vamos conociendo poco a poco a los personajes, desde que eran niños, y cómo llegaron a conocerse. Una de las cosas que más me gustó es que, siendo jóvenes, los dos protagonistas —Etta y Otto, marido y mujer— estuvieron separados durante un tiempo y se comunicaban por carta, ¡con lo que me gusta a mí la correspondencia tradicional! También me gustó la manera tan curiosa en la que está escrito, prescindiendo de guiones de diálogo, pero sin resultar molesto ni confuso. El final es lo más flojo, muy raro, pero igualmente merece la pena el resto del libro.

A continuación os dejo una carta que le escribe Otto a Etta mientras ella está lejos, caminando, para conocer el mar.

Dear Etta,
We have good days and bad days. You told me, once, to just remember to breathe. As long as you can do that, you're doing something Good, you said.
Geting rid of the old and letting in the new. And, therefore, moving forward. Making progress. That's all you have to do to move forward, sometimes, you said, just breathe. So don't worry, Etta, if nothing else, I am still breathing.
You must be almost there, must be close. I hope you are. I hope you're seeing everything.
I am just writing to tell you: I am here, don't worry. I am here, breathing, waiting.
Otto.


Si os apetece una lectura ligera y tierna, creo que esta puede ser una buena elección. Si os decidís, ya me contaréis.

¿Qué otros libros en inglés me recomendáis, de acuerdo a mi nivel?

Por cierto, no acostumbro conservar los libros que leo, así que suelo ofrecerlos para intercambiar en Bookmooch (os hablé de esta web aquí, ¡es interesante!). Si os apetece leerlo, echadle un vistazo a mi inventario, que igual todavía no lo ha pedido nadie.

4 comentarios:

  1. ¡Debe de ser precioso!
    Yo no suelo leer en inglés!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes animarte con él, ¡es muy boni!

      Eliminar
  2. Ya lo tenía anotado desde que me lo comentaste en el blog, y viendo ahora un poco mejor de que va estoy segura de que me va a gustar *-*

    ¡Gracias por la recomendación Tania, un besote!

    PD: Y sí, las señoras son lo más grande del mundo mundial ^^

    ResponderEliminar

Blogging tips