30 de diciembre de 2019

Mis lecturas de 2019


Después de un par de semanas de parón, me apetecía terminar el año publicando el clásico post recopilatorio de lecturas. En él os hablo un poco de los libros que he leído durante este año, con puntuación incluida, que para algo soy una niña repelente.

No he leído gran cosa, pero me consuela pensar que he tenido más suerte que el año pasado, habiendo leído el mismo número de libros.



1. Shaking the trees de Azra Tabassum (2/5)

Se trata de una especie de poemario que habla del amor y de las relaciones. Es bastante breve y flojo; salvo por un par de fragmentos que me parecieron bonitos, en mi opinión no merece la pena.

2. La sonrisa etrusca de José Luis Sampedro (3/5)

Un anciano de campo sufre una enfermedad terminal y, muy a su pesar, se traslada a la ciudad a pasar sus últimos meses en casa de su hijo. La relación con su nuera es tensa, pero su nieto le devuelve las ganas de todo. Demasiado ñoño para mi gusto, no consiguió enternecerme, sólo empalagarme a ratos.

3. La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker (5/5)

Este libro lo reseñé aquí.

4. Lolita de Vladimir Nabokov (2/5)

Es sin lugar a dudas mi lectura más rollazo de los últimos años. Tardé meses y meses en poder ponerle fin. Hablando con otras personas, llegué a la conclusión de que leí una versión censurada. Donde pensaba encontrar una historia visceral y repugnante, no había más que sosería sin trascendencia.


5. Hace tiempo que vengo al taller y no sé a lo que vengo de Jorge de Cascante (3/5)

Se trata de un conjunto de relatos cortos protagonizados por personas normales en situaciones cotidianas y a la vez absurdas. Algunos son mejores que otros, y me dio la sensación de que el nivel decaía a medida que pasaba las páginas, pero en general está bien.

6. Pan de limón con semillas de amapola de Cristina Campos (3/5)

Dos hermanas de mediana edad retoman el contacto gracias a una herencia que reciben sin saber por qué. Algunos años y unas cuantas casualidades después, descubren la verdad. Mi primer contacto con el libro no fue demasiado bueno (recuerdo pensar que estaba mal escrito), pero lo cierto es que se lee solo y se acaba convirtiendo en una lectura agradable.

7. Marina de Carlos Ruiz Zafón (4/5)

Óscar es un adolescente que, a finales de los años setenta, estudia en un internado en Barcelona del que le gusta escaparse de vez en cuando. En una de sus escapadas conoce a Marina. Juntos indagarán en el oscuro secreto que envuelve la historia de un antiguo personaje conocido en la ciudad. Me gustó mucho.

8. La hija de Robert Poste de Stella Gibbons (3/5)

Esta novela parodia los relatos románticos ambientados en el rural, típicos de principios del siglo XX. No es que sea desternillante, sobre todo porque hay bastantes referencias desconocidas que son explicadas por el traductor a pie de página, pero en general es una novela simpática que consigue que les cojas cariño a todos los personajes. Trata la historia de Flora, una joven londinense que ha recibido una buena educación, pero se queda huérfana y es acogida por unos parientes granjeros de la Inglaterra profunda.

¡Y esto es todo! Ahora toca empezar el año con los libros que me regalaron en Navidad, a ver si recupero un ritmo decente de lecturas, porque los dos últimos años han sido un fiasco.

¿Qué habéis leído vosotros este año? ¿Con qué títulos tenéis pensado estrenar el 2020?

4 comentarios:

  1. Yo tenía como propósito de 2019 leer un libro al mes y he fracasado estrepitosamente. Me consuelo con que he leído muchísima literatura científica que me ha ayudado a estar un poco más al día en el ámbito profesional, así que de lo malo... jeje. Espero que 2020 siga con más ritmo de lectura y más reseñas tuyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Leer para aprender no está nada mal! La verdad es que yo sólo leo novelas (si acaso, algo de poesía), pero me encantaría engancharme a textos más didácticos para poder aprender cosas nuevas cada día.

      Eliminar
  2. El 2018 fue malo, el año pasado peor... aparté la lectura, y la lista de libros que quiero leer solo ha aumentado... Así que este año me conformo con vaciar un poco la lista de pendientes, y si se da el caso, agregar alguno más que me emocione leer.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he dado cuenta de que, cuanto menos me exijo con la lectura, más leo. Si me lo impongo como una obligación, acaba dándome pereza ponerme a leer. En cambio, si leo por puro placer, avanzo más rápido. Así que en esas estoy: todavía voy con el primero de 2020 y cero dramas. :)

      Eliminar