25 de junio de 2020

VIAJE | Oporto


En marzo estuve pasando unos días en Oporto, una ciudad que ya conocía pero que he podido redescubrir. Y menos mal, porque la primera vez que fui no me gustó y ahora estoy enamorada. Tiene un ambiente genial, es pequeña, ¡y está llena de azulejos bonitos!

Fui con un amigo, en coche, y nos alojamos en Porto Downtown Lovers Suites. Es un edificio de apartamentos situado en el barrio más creativo de la ciudad, super boni, bien de precio, tranquilo y con aparcamiento privado.

Oporto es una ciudad que se puede caminar sin problemas. Es cierto que hay cuestas, pero todo queda cerca y se llega a los sitios sin necesidad de coger el coche ni hacer uso del transporte público. Por esto, no voy a dividir esta seudoguía por barrios, sino que simplemente voy a deciros qué lugares son los que más me gustaron en cada categoría: monumentos y otros sitios de interés, cafeterías y restaurantes, y tiendas.

MONUMENTOS Y OTROS SITIOS DE INTERÉS

No me va mucho eso de visitar lugares turísticos sólo porque son los típicos en los que todo el mundo se saca una foto, así que os voy a hablar únicamente de los que creo que merecen la fama que tienen.

Si algo hay en Portugal es iglesias. Oporto no es la excepción y, aunque unas son más espectaculares que otras, todas tienen ese encanto especial que dan los azulejos. Las más fotogénicas son la iglesia del Carmen, la Capilla de las Almas y la iglesia de San Ildefonso. Además, en la ciudad hay catedral, la Sé do Porto, que yo nunca había visitado y me encantó, tanto por dentro como por fuera.

Iglesia de San Ildefonso

Un rollito parecido al de estas iglesias es el que tiene la estación de tren Porto-São Bento, que parece sacada de un cuento. El exterior del edificio es más o menos corriente, pero en cuanto entras es como Wooooow.

Otro lugar con unos interiores muy bonitos es el Palacio de la Bolsa, un edificio neoclásico que se puede disfrutar con calma gracias a la visita guiada que ofrecen, disponible en español; no es barata, pero sin duda merece la pena.

Palacio de la Bolsa

En general, pasear por cualquier zona de Oporto es una gozada, así que me parece un poco absurdo ponerme a enumerar calles bonitas. Mencionaré sólo la Avenida de los Aliados, que no es más que una calle ancha, tipo plaza, presidida por el edificio del ayuntamiento.

En el terreno de los miradores, ninguno de los que visité me entusiasmó, pero me quedo con el Miradouro da Vitória.

Por supuesto, no me olvido del puente Luis I, que conecta la ciudad de Oporto con Vila Nova de Gaia. Reconozco que la zona del río no es mi favorita, pero por la noche tiene su encanto.

A las afueras de la ciudad se encuentra el Porto City Park, un parque enorme con zonas verdes, senderos, lagos, pistas deportivas y un montón de aves. No es visita obligada ni mucho menos, pero si pensáis pasar unos cuantos días en la ciudad y queréis alejaros del centro, os puede gustar pasear en este lugar. Nosotros estuvimos unas dos o tres horas y no llegamos a verlo todo, aunque también es verdad que nos regalamos bastante con las fotos.

Porto City Park

CAFETERÍAS Y RESTAURANTES

Esta categoría es, sin lugar a dudas, la que más disfruto en todos mis viajes; imagino que porque desde pequeña he tenido el sueño de regentar mi propia cafetería. Y porque me gusta demasiado comer, eso también. Me fijo mucho en la decoración, la carta, el trato y el ambiente general.

Si os mola el rollo brunch, os recomiendo O Diplomata, el cielo de los amantes de las tortitas. Las hay dulces y saladas, con mogollón de opciones de acompañamiento. Además, también preparan zumos, batidos y esas cosas.

O Diplomata

Para merendar tranquilamente me gustó mucho Noshi Coffee, un café pequeño y acogedor frente a la iglesia del Carmen.

De vez en cuando me gusta hacerme la señora rica y tomarme un cafelito en un sitio bien rancio y bien bonito. El que más me gustó de este tipo fue Café A Brasileira, quizás demasiado parado pero con mucho encanto.

Café A Brasileira

Por último, os recomiendo cenar en Flow Restaurant & Bar, un local muy guay y muy fino al mismo tiempo. Se sube un poco de precio, pero todo está buenísimo y el servicio es excelente. Hay que llamar para reservar, eso sí, porque en seguida se llena. También os digo que me dio rabia verme allí dentro vestida de turista cateta, así que igual os apetece arreglaros un poco para ir.

TIENDAS

También me gusta visitar tiendas especiales, sobre todo si venden productos de autor o artículos de segunda mano.

Cerca del apartamento donde nos alojamos se encuentra Ó! Galería, una pequeña tienda y galería de arte que vende lienzos, láminas, postales, pegatinas y otras cosas del estilo. Buena parte de los souvenirs que compré salió de ahí.

Ó! Galería

Otra tienda con productos de diseñadores independientes y otras cosas guais es Almada 13, en la que podéis encontrar un montón de artículos chulos para vosotros o para regalar.

Si lo que buscáis son productos más típicamente portugueses, de rollo tradicional, no os podéis perder A Vida Portuguesa, que reúne una selección fantástica de artículos de alimentación, papelería, vajilla, textiles, etc.

A Vida Portuguesa

Por último, no puedo dejar de recomendaros Armazém, que reúne en el mismo espacio un bar y diferentes puestos de productos de segunda mano. Aunque no compréis nada, os puede gustar visitarlo porque es, cuando menos, curioso.

¡Y estas son mis recomendaciones de Oporto! Me quedé con ganas de visitar algunos otros sitios que tenía en mi lista, pero no me preocupa porque tengo claro que volveré mil veces a esta ciudad tan encantadora.

Pero no os vayáis aún, que el post viene con bonus. De vuelta a Galicia, paramos en Braga. En mi opinión, la ciudad en sí no merece la pena, pero sí que hay tres sitios en los que os recomiendo parar si estáis de paso por allí.

El primero de ellos son los jardines del Museu dos Biscaínhos. Al museo propiamente dicho no pudimos entrar porque estaba a punto de cerrar, así que no sé qué tal está, pero los jardines son super bonitos y se prestan mucho a hacer fotos.

Jardines del Museu dos Biscaínhos

El segundo está en los alrededores de la ciudad y se trata de Bom Jesus do Monte, un lugar de peregrinación situado en un recinto con jardines, fuentes, terrazas e incluso hoteles. Si os digo la verdad, en fotos me parecía una horterada, pero reconozco que en persona tiene mucho encanto y es un sitio genial donde pasar la mañana. Se puede acceder en coche, pudiendo aparcarlo dentro del recinto por 1 euro.

Bom Jesus do Monte

El tercero es el Santuário do Sameiro, que se encuentra muy cerca del anterior. Se trata de un centro de devoción bastante grande donde hay una basílica, placitas y algún jardincillo. Su encanto no reside tanto en lo bonito del sitio en sí como en la paz que transmite, ofreciendo unas vistas impresionantes de la ciudad. También se accede en coche.

Santuário do Sameiro

Ahora sí que sí, os dejo en paz por hoy. Espero que os resulten útiles mis recomendaciones y que podáis visitar Oporto en algún momento.

¿Conocéis la ciudad? ¿Qué otros lugares me recomendaríais visitar?

4 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de conocer Oporto. Sois muchas a quien les he oído maravilla de la ciudad. Además, también me pasó que la conocí de jovencita y no me gustó nada. Así que estoy deseando ir y -ojalá- enamorarme de ella. Gracias por todas las recomendaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me pasó a mí la primera vez que fui es que me moví por la zona del río, que es precisamente la zona que no me gusta, y me llevé esa imagen fea de la ciudad. En cuanto me dejé perder por el interior, me enamoré. ¡Ojalá te pase lo mismo!

      Eliminar
  2. Portugal siempre ha sido mi destino de vacaciones pendiente. Me propuse ir este año... pero al final no va a poder ser por razones obvias. Me ha gustado tu forma de contar el viaje, no es la típica entrada que nombra los monumentos principales y archiconocidos de una ciudad. Me la guardo para cuando finalmente pueda viajar a Oporto, ¡como buena fan de las tiendecitas y cafeterías bonitas buscaré "Café A Brasileira" y "Ó! Galería"! *-* A Braga no creo que vaya de propio, quizás si me pilla de paso, aunque desde Zaragoza coge todo tan lejos para ir en coche que seguramente cuando visite Portugal opte por volar.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! Ojalá puedas ir pronto y compartas el viaje, porque esos azulejos fotografiados por ti pueden quedar de morirse ♥

      Eliminar